Adopción animal responsable: dónde hacerlo y qué tener en cuenta

Al igual que el número de adopciones, los refugios y redes de rescate para perros y gatos se multiplicaron en los últimos años. Para quienes estén pensando en llevar un nuevo miembro de cuatro patas a casa, es necesario conocer los lugares adecuados para hacerlo de forma responsable, tanto como las cuestiones a tener en cuenta frente al cambio de rutina que puede significar.
Con la pandemia, la adopción animal creció un 200% en la Argentina
Créditos: Con la pandemia, la adopción animal creció un 200% en la Argentina
Por: #BorderPeriodismo

Durante el último año, los cambios de hábitos de las personas generados a partir de la pandemia, hicieron que la adopción de animales de compañía creciera más de un 200%. De esta manera, muchas familias sumaron un nuevo integrante a sus dinámicas cotidianas.

Al día de hoy, dicho fenómeno continúa en auge y, gracias a la creciente concientización sobre el cuidado tanto de perros como de gatos, también crecen la cantidad de refugios, y de redes que ayudan a encontrarles una vida mejor a los animales callejeros y/o maltratados.

El impacto del Covid-19 en personas con autismo: investigación y resultados

Así es el caso de Proyecto 4 Patas (P4P), Soplo de Vida, Zaguates y Pichichos al rescate, todos grupos humanos que comparten el respeto por la vida de los animales y un mismo objetivo: darles una nueva oportunidad y mejor calidad de vida.

  • Proyecto 4 Patas: voluntarios que asisten animales abandonados en situación de riesgo, promueven su adopción y tenencia por parte de hogares responsables que estén en condiciones de brindarles albergue, atención y afecto. Para ello, realizan acciones preventivas, con campañas de concientización; acciones en el plano legislativo y judicial, exigiendo la aplicación de la ley 14.346 de protección animal; actividades educativas sobre el trato ético hacia los animales; actividades asistenciales, rescatando animales en situación de riesgo para darles una nueva oportunidad; actividades solidarias, recreando lazos de colaboración entre entidades y empresas comprometidas en la problemática animal.
  • Soplo de Vida: fundación sin fines de lucro que tiene como misión ser el nexo entre el pasado y el futuro de animales en situaciones de riesgo. Para ello, promueven la ayuda a través de diferentes actividades: transitar, apadrinar, trasladar, donar, pero sobre todo adoptar.
  • Zaguates: una ONG de proteccionistas independientes que semana tras semana recorren villas, castran animales y rescatan a los que peor están, en busca de un objetivo puntual: terminar con la indiferencia, el maltrato y la cría indiscriminada de animales callejeros.
  • Pichichos al rescate: un grupo de amigas que se unieron frente a la pasión compartida por los animales, formando una red de tránsitos en la que participan más de 100 voluntarios que están dispuestos a abrir las puertas de sus casas para recibir perros en apuros. Son el “puente”, entre la calle y las futuras familias definitivas. En su caso, el financiamiento es 100% a través de las donaciones de los seguidores de la página y algunas empresas, gracias a los cuales buscan cubrir todos los gastos veterinarios e insumos necesarios para la recuperación de los animales.
  Lugano: la nena torturada por su familia muestra cómo NO funciona la adopción en Argentina

“En este contexto, es sumamente importante que quienes decidan adoptar un animal de compañía, sepan además de a qué lugares recurrir para poder realizar una adopción responsable, cuál es el compromiso que se asume y qué cuestiones deben considerar respecto a cambios en la dinámica familiar”, explica Juan Poitevin, Jefe de Marketing Institucional de Vitalcan.

Con respecto a ello, previo a llevar un nuevo integrante de cuatro patas a casa, es fundamental tener en cuenta el espacio en el hogar, el tiempo disponible para brindarle tanto a sus actividades, necesidades, como compañía, y también los costos que llegan con él: alimentación adecuada y atención veterinaria, entre otros.

Olavarría: hallaron sin vida al militar acusado de torturar y asesinar a un perro

A su vez, dependiendo de la edad del animal, los requerimientos serán diferentes. Si se trata de un cachorro, el esfuerzo y tiempo que demanden será mayor, ya que requerirá ser educado y, por lo tanto, de más paciencia. En el caso de los adultos, se habitúan más fácilmente a su nueva familia, y suelen adaptarse a normas básicas, si es que no las tienen adquiridas anteriormente.

  En Diputados no se ponen de acuerdo ni por la igualdad... de género

Por último, un animal senior suele ser más tranquilo y sedentario, y puede que no requiera tanto trabajo. Al igual que con los cachorros y los adultos jóvenes, el amor y la dedicación son indispensables en esta etapa de la vida. En todos los casos, será sumamente importante brindarles la solución nutricional más adecuada para que puedan vivir cada etapa en su máxima plenitud y llevarlos periódicamente al veterinario.

Equinoterapia para presos, una idea que surgió desde adentro

“Apoyamos la adopción responsable porque significa brindarles una nueva oportunidad en un entorno seguro y lleno amor para todos los animales que no tienen familia, que han sufrido el abandono y en muchos casos el maltrato. También representa la posibilidad de que otro animal rescatado ocupe el lugar del adoptado en el refugio. De esta manera, por cada perro o gato que consigue un nuevo hogar hay uno menos en la calle”, finaliza Juan Poitevin, Jefe de Marketing Institucional de Vitalcan.

  Diego tiene una ONG y adoptó a 6 hermanitos salteños: “No soy un hippie loco”

Además:

Arde Corrientes: el desastre ecológico y social que se pudo evitar

Suscribite a nuestro newsletter
* Recibirás emails de cada publicación semanal
Notas relacionadas
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Con tu suscripción al Newsletter de Border Periodismo recibirás emails de cada publicación semanal.
* Recibirás emails de cada publicación semanal