Máximo Thomsen rompió el silencio: «Fernando Báez Sosa le pegó a Benicelli»

Uno de los ocho acusados del asesinato de Fernando Báez Sosa rompió el silencio y hablo sobre el asesinato de Villa Gesell.
Por: #BorderPeriodismo

Máximo Thomsen, de 24 años, uno de los condenados a perpetua por el asesinato de Fernando Báez Sosa, rompió el silencio desde la cárcel en una nota exclusiva con el noticiero de El Trece.

El joven rugbier dio su versión de los hechos, acusó a sus compañeros y contó que reza “todas las noches” por Fernando. Entre lágrimas, Thomsen contó que la entrevista le fue importante para poder descargarse. Aseguró: “Me desahogué mucho, hace cuatro años que esperaba este momento”.

Thomsen fue condenado a cadena perpetua por ser uno de los principales responsables del asesinato de Fernando. También recibieron esta condena, por ser considerados coautores del homicidio agravado, Ciro Pertossi, Luciano Pertossi y Matías Benicelli.

Blas Cinalli, Ayrton Viollaz, Enzo Comelli y Juan Pedro Guarino, considerados partícipes secundarios, fueron condenados a 15 años de prisión.

Uno de los ocho acusados del asesinato de Fernando Báez Sosa, Máximo Thomsen, rompió el silencio 

Máximo Thomsen rompió el silencio y hablo sobre el asesinato de Fernando Báez Sosa.  

Este martes por la noche, durante una entrevista a Canal Trece, Máximo Thomsen uno de los ocho condenados por el asesinato de Fernando Báez Sosa, rompió el silencio desde la cárcel.  

  La confesión de la mamá de Fernando: "Es muy fuerte estar cerca de los asesinos"

El joven rugbier dio su versión de los hechos, acusó a sus compañeros y contó que reza “todas las noches” por Fernando. Entre lágrimas, Thomsen contó que la entrevista le fue importante para poder descargarse. Aseguró que: “Me desahogué mucho, hace cuatro años que esperaba este momento”.

Thomsen comenzó su relato adentro del boliche Le Brique, donde sembró dudas sobre el accionar de Matías Benicelli: «Yo estaba agarrado de la barra, de espaldas a la pista, y siento que alguien se me había caído encima. Y cuando me doy vuelta era Matías (Benicelli), que se estaba agarrando la cara. Le digo ‘¿qué te pasó?’ y me dice ‘me pegaron’. Al toque que me dice que le pegaron, lo agarra del cuello un seguridad, lo levanta y le digo ‘por favor, bajalo que lo vas a matar'». Y acusó a Báez Sosa de haberle «pegado» a Benicelli. 

  Crimen de Fernando Báez Sosa: a qué hora es el veredicto y las posibles condenas

Al ser consultado por la confirmación de que su zapatilla era la que había dejado la huella en el cuerpo de Báez Sosa, respondió: «No recuerdo mucho. Yo solo me acuerdo que entré pateando. Cuando vi en el juicio que estaba mi zapatilla, dije ‘sí, es mía’. Porque yo nunca me quiero esconder de lo que pasó, pero quiero que si somos culpables de algo nos culpen por lo que pasó, no por algo que dicen que pasó».

En este contexto, Thomsen expresó: «Yo solo me acuerdo que entré a tirar patadas. No tenía noción de lo que estaba haciendo. Sí sabía que me estaba metiendo en una pelea, en mi cabeza solo pasaba eso». Y añadió: «Yo no fui. Fue Ciro (Pertossi), pero se comprobó que esa patada no se da, no llega a impactar. Pero siempre dijeron que esa persona fui yo y yo claramente no era».

A lo que continúo señalando: «Estuve ahí, participé, le pegué. Pero nunca quise que esto terminara así. Es difícil, porque también es un cargo de conciencia importante. Porque cuando uno no lo busca, no espera estas consecuencias. Es una persona igual que nosotros, con las mismas ideas, joven, y cargar con la conciencia de que fue por la culpa de nosotros, mía… Pero nadie lo quiso así». 

  ¿Cuál es la nueva y llamativa defensa del abogado de Máximo Thomsen?

El rugbier dijo: «Yo nunca me peleé adentro del boliche», y enfatizó: «A mí me pusieron como que yo me peleé adentro del boliche y yo nunca me peleé adentro del boliche». Afuera, el grupo de rugbiers protagonizó una pelea antes de volver a encontrarse con el grupo de Báez Sosa, según conto en la entrevista. «Inmediatamente que se terminan de pelear, me dicen ‘ya fue, vamos’. Yo me doy vuelta y atino a cruzar la calle. Y cuando estoy cruzando escucho que había uno que le había pegado que le estaba haciendo burla y dice ‘sí, es ese’. Veo que va corriendo un amigo, metiéndose en una ronda de ocho personas, y yo me metí. Después me enteré que había sido Fernando».

Suscribite a nuestro newsletter
* Recibirás emails de cada publicación semanal
Notas relacionadas
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Con tu suscripción al Newsletter de Border Periodismo recibirás emails de cada publicación semanal.
* Recibirás emails de cada publicación semanal