Tras el éxito de Shakira: TOP 5 discos de divorcio

A propósito de la BZRP Music Sessions #53, que juntó a Shakira con Bizarrap, un listado arbitrario de cinco discos con una temática similar a la canción record del verano 2023.
Shakira
Créditos: Shakira
Por: Pablo Strozza

 

Después de medio día de subido a todas las plataformas de Internet, la BZRP Music Sessions #53, que juntó a Shakira con Bizarrap, ya batió todos los records. Más de veinticinco millones de visitas (sólo 10 minutos después de lanzado lo había visto un millón de personas), un cuarto de millón de comentarios solo en You Tube, el top ten completo de trending topics de Twitter en todos los países de habla hispana e infinidad  de memes.

Leé también: Todo lo que se viene en 2023 para la Cultura Pop

¿Y por que semejante suceso? Por una melodía pegadiza que incluye un beat bailable y noventoso, una voz autotuneada que se potencia gracias a dicho efecto y, más que nada, una letra cien por ciento dirigida a su ruptura amorosa con el ex futbolista del Barcelona Gerard Piqué. No hace falta ser un exégeta de la obra de la colombiana para darnos cuenta que frases como “Las mujeres ya no lloran, las mujeres facturan”, “Cambiaste un Ferrari por un Twingo, cambiaste un Rolex por un Casio” y “Perdón que te salpique”, están dirigidas a su ex.

  Gustavo Cerati: Paseo inmortal

Por este motivo es que decidimos ir un poco para atrás y dar cuenta, de modo arbitrario, de cinco antecedentes rockeros de discos que hablan de separaciones, despechos y rupturas amorosas, aquí, allá y en todas partes. Para recordar, disfrutar y, porque no, descubrir.

Bob Dylan – Blood on the Tracks (1975)

“Hay un montón de gente que me dice que le gusta Blood on the Tracks. Me resulta difícil pensar que alguien disfrute y se divierta con el dolor”. Así se refirió en su momento Bob Dylan a un disco que daba cuenta de su separación de Sara Lownds. Con un fondo de folk y country, el Nobel iba desde el lamento (“Vos me harás sentir muy solo cuando te vayas”) a la crueldad extrema (“Sos una idiota nena, es admirable que aún puedas respirar”), con escalas en la resignación (“Si la llegas a ver, decile ‘Hola’”). Una de las grandes obras maestras de Dylan.

Fleetwood Mac – Rumours (1977)

Las parejas conformadas por Steve Nicks y Lindsay Buckingham y Christine McVie y John McVie en pleno proceso de disolución, respectivamente. Mick Fleetwood que era abandonado por su esposa. Y toneladas de cocaína como paliativo. Lo que a priori parece una postal de un desastre resultó uno de los discos más vendidos de todos los tiempos, de la mano de temazos como “Don’t Stop”, “Dreams”, “Go Your Own Way” y “Songbird”, entre otras.

  En una nueva versión de sí mismo, Dylan presenta su última obra maestra.

Leé también: Lo mejor de la cultura pop 2022: De «Gran Hermano» hasta «Argentina, 1985»

Bruce Springsteen – Tunnel of Love (1987)

Tras el suceso de Born in the USA, su sucesor baja varios cambios y retrata al Jefe y el fin de su vínculo con la actriz Julianne Philips, como también el hiato en el que por aquel entonces puso a la E Street Band, su grupo de acompañamiento de toda la vida. Un disco introspectivo pero muy bueno, con el tema que le da título y “Brilliant Disguise” como caballitos de batalla.

Andrés Calamaro – Honestidad brutal (1999)

“Te quiero igual”, “Cuando no estás”, “Cuando te conocí”, “Los aviones”, “La parte de adelante”… Algunas de las 37 canciones que conforman un doble CD que muestra a un Andrés Calamaro en carne viva, producto de su separación de su mujer española Mónica. Honestidad…, en el momento de su aparición, fue destrozado por la crítica argentina (Rolling Stone lo calificó con 2 estrellas y media sobre un total posible de 5) pero, al mismo tiempo, ponderado en España (la revista especializada Rockdelux lo eligió como disco del año 1999). Hoy es un clásico indiscutido en la trayectoria de El Salmón.

  El ex presidente del INAMU utilizó la voz de Spinetta para criticar la Ley Ómnibus

Gustavo Cerati – Siempre es hoy (2002)

El tercer disco solista de Gustavo Cerati profundizaba su amor por la música electrónica ubicada dentro de un contexto de rock y, al mismo tiempo, indagaba sobre la ruptura de su matrimonio con Cecilia Amenabar. “Cosas imposibles”, “Amo dejarte así”, “Tu cicatriz en mí”, “No te creo” y, más que nada, “Karaoke” (que incluye la frase “Ahora tienes tu propio show” ) no admiten segundas lecturas que escapen a un vínculo de pareja desecho.

 

 

Además:

Harry & Meghan: la realidad como parte de una ficción

Suscribite a nuestro newsletter
* Recibirás emails de cada publicación semanal
Notas relacionadas
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Con tu suscripción al Newsletter de Border Periodismo recibirás emails de cada publicación semanal.
* Recibirás emails de cada publicación semanal