Billy Bond: Salgan al sol

Rompan todo, las memorias del cantante de La Pesada del Rock & Roll, echa luz sobre historias ocultas del rock argentino y no duda en tirar abajo mitos instaurados en el tiempo.
Por: Pablo Strozza

La fecha clave es el 20 de octubre de 1972. Ese día, en el Luna Park, el festival de rock Jornadas para la juventud anunciaba en su cartel a Pappo’s Blues, Aquelarre, Color Humano, Litto Nebbia, Pescado Rabioso y Billy Bond y La Pesada del Rock & Roll, entre otros artistas. Precisamente fue La Pesada la banda que dio inicio al evento con la intención de intentar calmar el panorama áspero que se daba entre el público y la policía en la previa. “Fiebre de la ruta” fue la apertura, que tuvo un efecto contraproducente, con la gente que trepaba al escenario para huir de los uniformados. Fue en ese momento cuando Billy Bond dijo una de las frases más icónicas de la historia del rock argentino, dirigida a aquellos que aún no habían sido cazados por la policía: “¡Rompan todo!”. Lo que siguió fue una batalla campal, cientos de detenidos encabezados por el propio Billy, que fue arrestado en escena, y la prohibición por años de recitales de rock en el Palacio de los Deportes porteño.

Pero asociar a Billy sólo a este hecho es subestimar por completo su figura. Rompan todo es, como no podía ser de otra manera, el título de su libro de “memorias revueltas”. Y como ocurre con El canciller de Vitico, es un libro importante ya que de entrada se plantea no quedar bien con todo el mundo sólo con dar su versión de la historia, que muchas veces no coincide con la del canon oficial. Esto, en estos tiempos de corrección política y de ofendidos a veces por estupideces es, como dicen los jóvenes, “un montón”.

  Bioseries: Del éxito de Luis Miguel a la llegada del Chavo y Maradona

 

Leé también: La vanguardia y el comienzo del Rock Argentino

 

La prehistoria de la trayectoria artística del italiano Giuliano Canterini (el nombre de pila de Billy), antes de la salida de “Rebelde” de Los Beatniks (para muchos el puntapié inicial del rock and roll en la Argentina) marca el uno-dos inicial de una vida de película. Así, en un formato que si bien es cronológico permite una lectura no lineal (mérito de Fernando García, el asesor literario del volumen, y también de su diseño gráfico), nos enteramos del porque del seudónimo Billy Bond mientras vemos a nuestro protagonista iniciar una relación de amistad con Sandro entre bambalinas del programa de TV La escala musical y sacar a la luz su costado empresarial al fundar las sucesivas Cuevas donde se forjó el rock argentino y grabar temas que hoy son incunables.

  Pantallas llenas de biopics: La moda de contar la historia oficial

 

La inclusión de “Verdes prados” en el compilado Pidamos peras a Mandioca es el inicio de Billy Bond como líder de La Pesada del Rock & Roll. Un seleccionado de músicos (por sus filas pasaron, entre otros, Pappo, los Manal, Kubero Díaz y en su primer disco, además de todos ellos, grabaron Luis Alberto Spinetta, Pajarito Zaguri, David Lebón y Vitico) que supo actuar como banda de apoyo de solistas y grupos (Sui Generis, Lebón, Claudio Gabis, Alejandro Medina, la vedette Jorgelina Aranda) de un modo similar a como hacían el sello estadounidense de soul como Stax con el combo Booker T & The MGs. El papel de Billy como productor fue extraordinario, lo mismo que decisiones artísticas como grabar “La Marcha de San Lorenzo” en tiempo de rock o experimentar con el estudio de grabación en la operita Tontos.

 

  Serú Girán: elogio de la incomprensión

Leé también:  Heartstopper: Un viaje de autodescubrimiento y amor adolescente

 

El vínculo lateral de Billy Bond con el peronismo de la primera mitad de los años 70 hizo que su nombre figurase en una lista de la SIDE de “cien tipos peligrosos”. Ese fue el motivo por el cual se exilió sin problemas: la persona que figuraba en el listado era Billy Bond y no Giuliano Canterini. De ese modo se estableció en Brasil, produjo a Ney Matogrosso, coqueteó con el punk al liderar a Joelho De Porco y produjo el disco debut de Serú Girán. La venida de Queen a Sudamérica, que lo tuvo como productor en Brasil, le pone punto final al libro con un broche de oro. Un libro en el que abundan las palabras y los gestos de la mano de un personaje irrepetible llamado Bond. Billy Bond.

 

 

 

 

SEGUÍ LEYENDO:

 

Messi reveló por qué festeja goles con gestos de superhéroes

 

The Stroll: Prostitución y gentrificación en Nueva York

 

Fátima Flórez confesó su miedo tras revelar el romance con Javier Milei

Suscribite a nuestro newsletter
* Recibirás emails de cada publicación semanal
Notas relacionadas
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Con tu suscripción al Newsletter de Border Periodismo recibirás emails de cada publicación semanal.
* Recibirás emails de cada publicación semanal