Cine: Terminator Génesis

Por: Pablo Strozza

La quinta película de la saga muestra el regreso de Arnold Schwarzenegger, pero no está a la altura de sus predecesoras.

Por Pablo Strozza (@pstrozza)

Superhéroes, remakes y sagas: ese parece ser el menú elegido por los grandes estudios de Hollywood al momento de pensar y definir un blockbuster (no hablamos de la desaparecida cadena de videoclubes sino de la denominación en inglés que se les da a las películas pensadas de forma casi exclusiva para atraer a toda clase de público. La película que acunó el término fue Tiburón de Steven Spielberg). Así la eterna guerra entre Marvel y DC Comics, algo así como el Boca versus River de las historietas, se mudó a la pantalla grande; ya circula el trailer de la versión gringa de El secreto de sus ojos y, en poco tiempo más, Star Wars dominará la taquilla mundial con el elenco original y JJ Abrams redefiniendo la historia que ocurre en una galaxia muy, muy lejana y, de esa forma, tomar la posta que dejará Los juegos del hambre.

Y así fue como, tras una deslucida historia que protagonizó Cristian Bale, la meca del cine convenció a Arnold Schwarzenegger para que, a sus casi 68 años de edad, vuelva a calzarse la campera de cuero y encarnar al T 800, aquel robot que apareció por primera vez en 1984 de la mano del gran James Cameron y que cambió la vida de muchos. “Volveré”, fue, es y será su latiguillo, y el que avisa no es traidor: acá tenemos de nuevo a Terminator.

  ¿Por qué los directores cambiaron el cine por las series?

Terminator Génesis seduce de entrada, gracias al aggiornamiento de su elenco. Sarah y John Connor, personajes claves de la historia, son interpretados por Emilia Clarke (a quien muchos conocerán por ser Daenerys, la reina de los dragones de Game Of Thrones) y Jason Clarke (Lawless, El gran Gatsby). Y el hombre detrás de las cámaras es Alan Taylor, quien además de Thor (filme basado en el comic de Marvel) también supo dirigir tanto la temporada 2011 de Game Of Thrones como también episodios de Mad Men, Lost, Six Feet Under y The Sopranos. Alguien más que curtido en los hits mundiales que últimamente dio la televisión y, al mismo tiempo, sendos guiños a las nuevas generaciones que prefieren las series antes que el cine y a las que Terminator no les significa nada de nada; y a los amantes de los superhéroes de papel.

  Misión imposible 5: Clásica y actual

Con todos estos datos, Terminator Génesis tenía todo para arrasar. Pero, lamentablemente, la película falla. Por cuestiones lógicas, Arnold brilla más en sus pasos de comedia al mejor estilo Gemelos (“No soy viejo, soy obsoleto” es una línea de guión magistral dicha por su persona) que en las escenas de acción. Pero el problema es la trama, en donde de forma caprichosa John Connor es vampirizado por Skynet, y funciona desde un  modernísimo T-5000, para convertirse en un malvado mixto que será la némesis del T-800 encarnado por Schwarzenegger. Por culpa de esto, las actuaciones pierden vigor y la Clarke no consigue su principal objetivo: hacer olvidar a Linda Hamilton en el papel de Sarah Connor y, de esa manera, despegar de la Khaleesi de Game…

Pero este fracaso artístico poco parece importarle a la Paramount Pictures, el estudio que financia esta saga: ya fueron anunciadas dos continuaciones, a estrenarse en 2017 y 2018. No se sabe si Arnold, pero una vez más Terminator volverá. Esperemos que, al menos, sea con James Cameron como director, para que la historia vuelva a sonar a futuro como ese imbatible debut del ’84.

  Denunciaron a Arnold Schwarzenegger por un brutal accidente

 

 

 

 

 

Suscribite a nuestro newsletter
* Recibirás emails de cada publicación semanal
Notas relacionadas
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Con tu suscripción al Newsletter de Border Periodismo recibirás emails de cada publicación semanal.
* Recibirás emails de cada publicación semanal