CABA: El barbijo dejará de ser obligatorio en las escuelas desde el lunes

Larreta confirmó que dejará de ser obligatorio el barbijo en las escuelas porteñas, pero sigue el debate por el uso en las aulas del resto del país.
Por: Laura Gentile

Días después del comienzo de clases, la alegría se mezcla con la tristeza: la tan valorada presencialidad también implica saber que nuestros hijos pasan hasta ocho horas con un barbijo en la boca. Sin que se informe claramente los parámetros epidemiológicos que llevan a la decisión de mantener el uso del barbijo en las aulas, a pesar de la baja en número de casos, las pocas camas ocupadas en terapia intensiva y la alta tasa de vacunación de la población. Y a pesar de que los chicos son considerados la población de menor riesgo ante el covid- 19.

La diferencia de criterios se hace cada vez más evidente: a nivel nacional, se obliga su uso desde primer grado. En la provincia de Mendoza se acaba de anunciar que su uso será optativo en nivel inicial y todo primario. Por su parte, la Ciudad de Buenos Aires se diferencia y confirmó que el barbijo dejará de ser obligatorio, tanto en primario como en el secundario.

Horacio Rodríguez Larreta, Jefe de Gobierno de CABA, anunció está decisión y la justificó: «El R está debajo de 1, viene sostenidamente en 0.8; la ocupación de camas de terapia intensiva está en el momento más bajo de toda la pandemia, solo 6.5% de ocupación; el nivel de vacunación es muy alto, de los más altos del mundo: 95% con una dosis, 92 con dos dosis y 65 con tres dosis”

Tiene Síndrome de Asperger, estudia medicina en la UBA e impulsa un proyecto para visibilizar su caso

“No es un tema que dependa de un solo indicador -explican a Borderperiodismo fuentes del Ministerio de Salud de la Ciudad-. Cuando en octubre desde Educación informaron que el barbijo estaba afectando la lectoescritura de manera significativa, evaluamos la relación costo y beneficio y decidimos que no sea obligatorio para los chicos del primer ciclo de primaria”. ¿Y para el resto? “De a poco iremos avanzando -adelantó el portavoz a #BORDER-, cada semana se evalúa qué medidas se pueden tomar para ir acercándose a una normalidad. No hay un único parámetro. Para empezar, todavía estamos lejos del piso histórico de casos alcanzado en los dos años de pandemia, que fueron 100 casos diarios. Hoy, oscilan entre 300 y 400 y siguen cayendo.” ¿Entonces, hay que esperar a que se llegue a los 100? “Tampoco -explica el vocero-, puede que no baje exactamente a 100 casos diarios, y eso no significa que no se va a liberar nunca el barbijo, porque al mismo tiempo vas avanzando con la dosis de refuerzo de la vacunación. Tiene que ver con un montón de aspectos. Contra el virus hay dos barreras: la barrera física, que es el barbijo, y la inmunológica, que es la vacuna; si avanzás con la vacunación, podés ir pensando con dejar la otra. En Ciudad, el 95% de la población está vacunada con una dosis, el 91% con dos, y el 63% tiene dos dosis con refuerzo”.

  Pfizer pidió autorización a la ANMAT para usar su vacuna contra el Covid-19 en la Argentina

Aunque indefinida, es lo más cercano a una explicación en lo que va del año. Algo que no habían conseguido los Padres Organizados, principales impulsores del reclamo. “Hasta ahora, no logramos que nos expliquen cuáles son los criterios científicos en base a los que toman la decisión, nunca nos dijeron qué indicadores tiene que haber para que el barbijo deje de ser obligatorio -explica Juan De Lucca, referente de Padres Organizados de la provincia de Buenos Aires. No lo lograron ni aún cuando tres semanas antes del inicio del ciclo lectivo se reunieron con el Ministro de Educación de la provincia, Alberto Sileoni. “No nos dieron ninguna explicación al respecto, sólo manifestaron su convicción de que es obligatorio a partir de primer grado”.

Algo parecido les ocurrió a los padres organizados de CABA. Cuando la Ministra de Educación, Soledad Acuña, los recibió en octubre pasado, dijo que «los criterios los determina el ministerio de salud de la ciudad y ellos deben obedecer”, según relata su referente María José Navajas.

“Lo que queremos destacar es que no es un tema sólo de aprendizaje: el barbijo también afecta a la vinculación social y el aspecto emocional -agrega Juan De Lucca-. Lo más doloroso es que en los actos políticos, muchas veces no se ve un barbijo. Ellos, que son las autoridades, deberían dar el ejemplo”. Y cita la foto que el mismo Ministro de Salud bonaerense Nicolás Kreplak subió a su twitter, en la que se lo puede ver junto a una multitud en un espacio cerrado durante un encuentro de La Cámpora en Moreno

Look, el niño que posee un síndrome que hace que su pelo sea imposible de peinar

Una discusión global

El uso de los barbijos en la escuela es un tema que está en debate en todo el mundo, ya que la situación no es la misma de cuando comenzó la pandemia, y se trata de actualizar estrategias. En Noruega, Países Bajos, Inglaterra y Suecia, su uso en las aulas no es obligatorio. En Uruguay tampoco, al menos en chicos de hasta 11 años (incluso, no está permitido usarlo hasta los seis años). En España, se está hablando intensamente del tema, y la Asociación Española de Pediatría realizó un pedido expreso a las autoridades sanitarias para ir dejándolo de forma progresiva, empezando ya por los chicos de los primeros años, hasta llegar a los del secundario en abril. Lo que serviría, además, aseguran, como ensayo para liberar su uso en todos los ámbitos. “Los niños son un grupo poco vulnerable al covid-19, y si dejar de usar barbijo provocara un aumento de infecciones en los colegios, ello no se traduciría de forma automática en un aumento de casos graves», explicó al diario El País el epidemiólogo y miembro de la Asociación Española de Pediatría, Quique Bassat.

  Un estudio hecho en Provincia revela que la combinación de vacunas contra el coronavirus no reporta efectos adversos graves

Barbijo

Un debate parecido se está dando en Estados Unidos. Días atrás, cuatro estados (Nueva Jersey Connecticut, Delaware y Oregon) anunciaron el fin del uso de barbijos en los colegios. En el estado de Nueva York, la obligación se mantendrá al menos hasta las vacaciones de mediados de invierno, que comenzaron el 21 de febrero. Sin dudas, se trata de un tema polémico sobre el que los especialistas en salud pública no se ponen de acuerdo. En lo que sí coinciden es que el uso obligatorio del barbijo en las escuelas no puede durar para siempre y que los funcionarios tienen que explicar claramente qué criterios se aplicarán para levantarlos.

“El tema, además, es que no está lo suficientemente comprobado que el uso de barbijo en los colegios sea efectivo para detener los contagios -asegura María José Navajas-, se contagian con la misma proporción con o sin barbijo”. Así pareciera demostrarlo un estudio realizado por el centro de Biología Computacional y Sistemas Complejos BIOCOMSC, de la Universidad Politécnica de Catalunya, sobre 600.000 chicos de 1900 escuelas. Los investigadores compararon la incidencia de contagios entre los que no usaban mascarilla (los de nivel inicial) y los que sí (los de primaria), y la diferencia fue muy poca: de 3,1% de casos por 100 en el grupo que no usaba, y de 3,54% en el grupo que sí. Los responsables del estudio aclararon que el trabajo “no analiza la efectividad de las mascarillas sino la implementación en un entorno real muy concreto: la escuela”. Y que esto no era extrapolable a otros entornos, como un cine o un shopping.

  Toque de queda: cómo funciona y qué países ya lo implementaron

Mientras tanto, en Argentina, los padres organizados elevaron un pedido de acceso a la información pública dirigido al ministerio de Salud porteño para que justifique las medidas y explique cuáles son los beneficios y la efectividad.» Están obligados por ley a contestarnos en 15 día o acogerse a una prórroga que fue lo que hicieron». También realizaron el pedido en salud de Nación, aunque un poco más tarde. “Estamos a la espera y si no es satisfactoria la respuesta hay una instancia de apelación”, agregaron.

Desesperante situación: Markito, un chico con autismo, pide el regreso de su madre que quedó atrapada en Ucrania

Además del pedido de eliminar el barbijo en las aulas, tanto para alumnos como docentes, hay otro reclamo: que no se haga diferencia entre los niños vacunados contra el covid- 19 y los que no recibieron vacunas. Es que a nivel nacional, si se presenta un caso positivo en el aula, se debe aislar durante diez días al caso positivo y también a los niños del mismo grado que no recibieron la vacuna, mientras que los vacunados pueden seguir asistiendo a clase. En Ciudad, en cambio, no existe esta diferenciación, y sólo se aísla el caso positivo.

Por último, el legislador Juan Pablo Arenaza (del PRO) presentó en la Legislatura de la ciudad de Buenos Aires junto a Oscar Zago un proyecto para que el tapabocas deje de ser obligatorio en el ámbito escolar. En sus fundamentos, los legisladores aluden a la “vuelta a la normalidad” que el gobierno porteño anunció para las escuelas. “Entendemos que la definición anunciada como vuelta a la normalidad detalla que los chicos puedan ir a la escuela e interactuar con fluidez con todos sus compañeros y docentes. Normalización que implica el no uso del barbijo en la escuela; sin distinción de edad ni espacios e interactuando en diálogo permanente con padres y maestros”, señalan.

 

Además:

Falleció Gerardo Rozín, un periodista que brillaba por su simpatía y talento

 

Suscribite a nuestro newsletter
* Recibirás emails de cada publicación semanal
Notas relacionadas
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Con tu suscripción al Newsletter de Border Periodismo recibirás emails de cada publicación semanal.
* Recibirás emails de cada publicación semanal