Brutal caída en la industria y aumento de la desocupación

La paralización de fábricas, especialmente en el sector automotriz, y la disminución de la demanda interna son algunos de los problemas más serios que atraviesa el sector.
Por: #BorderPeriodismo

La actividad industrial registró una fuerte caída en términos interanuales. Según un informe de la Unión Industrial Argentina (UIA), la actividad industrial cayó un 14,2% en abril, acumulando una disminución del 12,4% en los primeros cuatro meses del año. A pesar de un repunte mensual, la situación sigue siendo crítica.

A este escenario se le suma que la liquidación de divisas volvió a caer un 38%, y desde agosto pasado, se han perdido más de 15.000 puestos de trabajo en la industria. El 53% de las empresas reportó caídas en la producción, el 60% en las ventas, el 37% en las exportaciones y el 24% en el empleo en comparación con el mismo mes del año anterior.

El sector automotor sufrió una caída interanual del 27,9%, y otros sectores como los despachos de cemento y los patentamientos de maquinaria agrícola también registraron disminuciones significativas. La demanda de energía eléctrica de Grandes Usuarios Industriales cayó un 11,3%, y el intercambio comercial con Brasil mostró una disminución del 42,8% en importaciones y un 3,9% en exportaciones.

  La actividad económica cayó 4,5% interanual en diciembre: se contrajo 1,6% en 2023

Suspensiones y retiros voluntarios

El sector automotriz es uno de los más afectados por esta crisis. Al menos seis fábricas, incluyendo a Toyota, Fiat, Renault, Nissan, General Motors y Mercedes Benz Argentina, decidieron detener sus operaciones durante toda la semana. La caída de la demanda, la disminución de las exportaciones y los problemas de abastecimiento de piezas fueron factores determinantes en esta decisión.

Toyota, la principal fabricante automotriz del país, suspendió su producción debido a problemas logísticos y la falta de piezas importadas. La empresa implementó un sistema de “horas crédito” para compensar los días no trabajados y puso en marcha un plan de retiro voluntario debido a la caída de las exportaciones hacia mercados clave como Chile y Colombia.

Fiat, por su parte, enfrenta una situación similar. Su planta en Córdoba detuvo operaciones por la falta de componentes esenciales provenientes de Brasil, afectando tanto la producción local como la del país vecino.

  El plan económico del gobierno de Javier Milei: el impacto en la actividad industrial

En la planta de Santa Isabel, Córdoba, Renault y Nissan también detuvieron la producción para adecuarse al actual nivel de demanda. Renault considera reducir las horas de trabajo por turno, lo cual impactará también a Nissan, que opera en el mismo establecimiento.

General Motors en Santa Fe y Mercedes Benz en Virrey del Pino, Buenos Aires, pausaron sus actividades. Mientras que GM busca alinearse con la demanda actual y evitar los altos costos de reinicio, Mercedes Benz realiza una reforma en su planta de pintura, reflejando las dificultades del sector.

Acindar y la crisis en la industria siderúrgica

La siderúrgica Acindar también frenó su producción debido a una caída en la demanda interna. La empresa, que empleaba a 1150 trabajadores en noviembre, redujo su plantilla a cerca de 1000 y planea un freno completo de la planta para el 24 de junio, con la esperanza de una recuperación completa para mediados de julio.

  La actividad industrial registró su mejor primer trimestre en 5 años

 

Suscribite a nuestro newsletter
* Recibirás emails de cada publicación semanal
Notas relacionadas
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Con tu suscripción al Newsletter de Border Periodismo recibirás emails de cada publicación semanal.
* Recibirás emails de cada publicación semanal