Excepciones al anti-nepotismo macrista y visitas VIP a la Rosada albertista

El paisaje cotidiano de la sede de gobierno cambió con la llegada de Alberto Fernández. El debate por permitir o no el ingreso a la función pública de familiares de ministros o secretarios de alto rango. El lema "es con Todos" se repite en las visitas a Balcarce 50: desde el defensor de Cristina, Carlos Beraldi, hasta el ex procurador macrista, Carlos Balbín.
Por: Emiliano Russo

A casi dos meses de la asunción de Alberto Fernández, hay cambios sustanciales en la Casa Rosada: menos «reunionismo» del que hacía gala Cambiemos -no hay reuniones de gabinete ni rutinas con mesas específicas- y tras un intenso debate interno el Ejecutivo no derogará el decreto anti-nepotismo de Mauricio Macri aunque contemplará algunas «excepciones» al tiempo que se suceden visitas que sorprenden como ha sido la del del abogado de Cristina Kirchner, Carlos Beraldi o las de un «ministro sin cartera», como lo es el amigo presidencial José «Pepe» Albistur.

Este último jueves también sorprendió ver caminando por el primer piso del palacio gubernamental al primer Procurador de la Nación que tuvo el macrismo, Carlos Balbín, -desplazado en 2017 por supuesta «lentitud» en sus tareas aunque en su entorno indicaron que se opuso a firmar el acuerdo por la deuda del Correo de la familia Macri con el estado-, que se entrevistó con el actual jefe de asesores, Juan Manuel Olmos. Este influyente funcionario, un viejo conocedor del mundo judicial, se reconoce amigo del ex jefe de los abogados del estado y, en privado, ha negado que le haya ofrecido al actual camarista en lo contencioso administrativo de la Ciudad integrar la administración del Frente de Todos. Otra versión surgida de los tribunales, asegura que durante la cita el funcionario lo tanteó con vistas a sugerir su nombre para reemplazar al fallecido juez de la Corte Suprema bonaerense, Héctor Negri. En el máximo tribunal quedaron 6 ministros: aunque podría seguir funcionando con esta composición, un nuevo integrante permitiría desempatar en forma inmediata -sin recurrir a un camarista habilitado para tal subrogancia- en caso igualdad al momento de fallar sobre cuestiones sensibles.

Un rato antes había compartido momentos de rosca con Olmos otro amigo presidencial: «Pepe» Albistur, esposo de la titular del Consejo Federal de Polìticas Sociales, Victoria Tolosa Paz, -que en los hechos tiene más visibilidad que el propio ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo- y propietario de la morada que utilizaba Alberto Fernández antes de desembarcar en la Residencia de Olivos.

  Dólar y aborto: Qué dejaron las dos olas verdes que impactaron en Macri

Albistur perjura que no se sumará al gobierno pese a que son varias las tardes que se lo ha visto ingresar por explanada Rivadavia. Aunque suele chalar con el presidente sobre política, sólo admite que, como en anteriores ocasiones, podría colaborar con el oficialismo en tiempos de campaña electoral. Otro tema que lo ocupa es la relación con los popes del fútbol: recientemente almorzó con Amor Ameal, titular xeneixe y Rodolfo Donofrio, presidente de River. La sugerente tertulia se produjo en momentos en que varios dirigentes, como el boquense, piden la eliminación de la Superliga -creada bajo el macrismo- y que todo el poder pase a la AFA, para que vuelva a pelear por los derechos televisivos de los partidos de Primera. Aunque hoy parece lejano, el Fútbol Para Todos, gratuito, siguen siendo un anhelo del ex secretario de Medios.

Pero si de presencias sorpresivas en Balcarce 50 hablamos, la más llamativa ha sido la del prestigioso penalista Carlos Beraldi, letrado de la actual vicepresidenta en el juicio por sospechas de corrupción en la obra pública y en la decena de procesamientos judiciales que la tienen en la mira. Estuvo dos veces en menos de una semana: el martes 28 almorzó con el propio Alberto Fernández al tiempo que el lunes 3 de febrero mantuvo un encuentro con el despacho del ministro del Interior, Wado de Pedro. Al ser consultado por este acreditado sobre si pensaba sumarse al Ejecutivo, el abogado, a pura sonrisa, dijo que «no, seguiré en la actividad privada«. Cerca del funcionario camporista sólo adujeron que la reunión se produjo «porque Wado recibe todos los días a dirigentes de todos los sectores».

Otro tema que ha suscitado cierta polémica es la presencia de familiares de funcionarios dentro del Ejecutivo. Desde mediados de diciembre se venía analizando la posible derogación del decreto 93/2018 por el cual se prohibieron en todo el sector público nacional las designaciones, bajo cualquier modalidad, de personas que tuvieran algún vínculo de parentesco, tanto en línea recta como en línea colateral hasta el segundo grado de consanguinidad (abuelos, hermanos, nietos o cuñados) con el presidente, el vicepresidente de la Nación, con el jefe de Gabinete, con los ministros y demás funcionarios de rango y jerarquía de ministro. Primero se analizó permitir a todo tipo de familiares con la prohibición que cohabiten un mismo ministerio o continúen en el estado una vez terminado el mandato. Hace algunas semanas la secretaria Legal y Técnica, Vilma Ibarra, quien junto al jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, estudiaron el tema, decidió por ahora no recomendar ningún decreto anulatorio por considerar que los casos existentes de familiares en función no vulneran la legislación y en otros, podrían autorizarse como «excepciones» al momento de su designación en el Boletín Oficial.

  El caso del ángel rubio y otros cuentos de terror sin colorín colorado

En verdad, en lo alto del poder hay una oposición abierta a la reglamentación macrista a la que consideran «inconstitucional» por filtrar la posibilidad que sumen al estado personas idóneas, como sugiere una espada albertista sería el caso de Juan Pablo Cafiero, ex legislador y embajador en El Vaticano, pero con el «pecado» de ser el padre de Santiago, lo que inhabilitaría a ingresar al organigrama oficial. Hay casos que no vulneran la legislación vigente: como el primo del jefe de gabinete, Francisco Cafiero que es secretario de Asuntos Internacionales del Ministerio de Defensa, su tìo Mario, que dirige el INAES (de Desarrollo Social) el primo del ministro de Defensa Agustín Rossi, llamado Sergio, que reviste como secretario de Estrategia y Asuntos Militares de la misma cartera.

Distinto sería el caso de los cuñados: el poderoso secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Beliz, convive dentro del gobierno con su cuñado Francisco Meritello, secretario de Medios, como también lo hacen el ministro de Relaciones Exteriores, Felipe Solá, y su cuñado Guillermo Justo Chaves, nombrado jefe de Gabinete en el mismo ministerio. Hay dos argumentos oficiales para contrarrestar las críticas: que Beliz no es ministro -empero su secretaría tendría rango jerárquico- y que Chávez es hermano de la actual pareja del canciller, quien no esta «casada» con el ex gobernador.

  El Gobierno oficializó el pase de más de 11 mil empleados a planta permanente

Sin embargo, un ex funcionario de Cambiemos, vinculado al área de ética pública, rechazó esos argumentos: «el Código Civil pone en igualdad de condiciones las uniones de hecho por lo que los cuñados en esta situación tendrían el mismo rango que si se surgieran de una pareja casada legalmente». En privado, la secretaria Ibarra no considera a los cuñados como familiares «de estrecho vínculo o posible incompatibilidad» dado que hay sobradas pruebas que con los vínculos actuales son parentezcos lábiles.

Otro caso que generó controversia es el de la titular del PAMI, Luana Volnovich, quien designó a su hermano Guido como gerente de Comunicación y Relaciones Institucionales del organismo. «No esté impedido porque el PAMI no es un ministerio«, indicó una calificada fuente gubernamental.

Empero, hay un caso que genera cierta perplejidad entre los funcionarios: el de Felipe Beliz, quien suele acompañar a su padre en Asuntos Estratégicos. El ex ministro de Justicia trabaja en proyectos sensibles, como la reforma judicial, los cambios en la Afi y la modernización del estado. Y, al igual que Chávez, acompañó al presidente en su gira europea. Muchos recuerdan que con su hijo Felipe, trabajaron hasta cerca de las 22 del pasado 19 de diciembre cuando los principales popes de la CGT visitaron por primera vez la Casa Rosada desde el inicio de la gestión del Frente de Todos. Es decir, padre e hijo suelen compartir jornadas ajetreadas. Pero no tiene nombramiento oficial. Su eventual designación debería surfear el decreto macrista, surgido en 2018 tras la polémica por la contratación de familiares del ex ministro de Trabajo, Jorge Triaca.

Suscribite a nuestro newsletter
* Recibirás emails de cada publicación semanal
Notas relacionadas
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Con tu suscripción al Newsletter de Border Periodismo recibirás emails de cada publicación semanal.
* Recibirás emails de cada publicación semanal