La salud de Alberto Fernández: ¿fue hisopado por coronavirus?

En su entorno, niegan que Alberto Fernández haya sido hisopado por coronavirus. Sin embargo, una versión afirma que se testeó a toda la comitiva presidencial tras el contagio de Martín Insaurralde. Las dudas sobre el manejo de la Unidad Médica Presidencial y la falta de información de su historia clínica.
Por: Emiliano Russo

¿Volvió el «secretismo» sobre la salud presidencial? En las últimas semanas, surgió la controversia sobre si Alberto Fernández se había hecho o no el hisopado por coronavirus.

En paralelo, algunos funcionarios de la Unidad Médica Presidencial (UPM), no le brindan a sus colegas la información necesaria sobre la historia clínica del jefe de Estado.

La gira de Alberto Fernández

Todo comenzó el 12 de junio con la abrupta interrupción del viaje a Catamarca cuando la comitiva presidencial se encontraba en La Rioja.

Aquel viernes, Fernández y sus acompañantes suspendieron su excursión a la provincia tras confirmarse el resultado positivo por coronavirus del intendente de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde.

A su vez, el dirigente municipal había estado 48 horas antes con el ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo. Tras ello, el funcionario del Poder Ejecutivo fue apartado, testeado, y enviado de regreso a Buenos Aires.

Aunque por la noche se supo que el hisopado dio negativo, Arroyo tuvo que cumplir 14 días de aislamiento por su cuenta por tratarse de un contacto estrecho de un caso positivo de covid.

El resto de la comitiva, los ministros Wado de Pedro (Interior), María Eugenia Bielsa (Desarrollo Territorial), y los secretarios General de la Presidencia, Julio Vitobello, y de Promoción Turística, Yanina Martínez, y la custodia, regresaron junto al jefe de estado a Buenos Aires en el Tango 11.
Alberto Fernández, en Catamarca: 'selfies' entre multitudes y sin la debida protección
Alberto Fernández, en Catamarca: ‘selfies’ entre multitudes y sin la debida protección. Fuente: Editorial Perfil

Cortocircuitos

Cuando se indaga sobre lo sucedido en tierras riojanas, surgen dudas sobre la versión oficial. En medio de ese escenario, una fuente consultada informó que no sólo el ministro habría sido sometido al test rápido para detectar coronavirus, sino que el procedimiento se habría extendido al resto de la comitiva.
Desde la vocería oficial, negaron enfáticamente que ese viernes se le haya practicado al presidente Alberto Fernández la prueba por coronavirus. El propio titular de la cartera de Desarrollo Social hizo lo propio ante la requisitoria de este medio: «No fue así. Sólo me hicieron el hisopado a mí».
Sin embargo, BORDER pudo saber de una fuente oficial confiable que esa tarde, no sólo Arroyo se hizo el test rápido: también lo habrían hecho funcionarios y asesores que compartieron vuelo con el. Incluso, cerca de Wado de Pedro han reconocido que, a su regreso, «se aisló» preventivamente.Cerca de las 22 de ese día, se conoció el «negativo» del ministro.

Otros casos

En esas semanas, el jefe de gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta, tuvo que someterse a un hisopado por haber estado reunido con la contagiada María Eugenia Vidal. De hecho, repitió el test unos días después de su primer negativo porque existía la chance que la primera prueba no arrojara un resultado certero.
De haberse testeado por coronavirus en La Rioja, Fernández debería haberlo reiterado en Olivos, en una semana donde la intervención de Vicentin fue un tema de fuerte debate público. Quizás, la decisión política más fuerte del oficialismo en esta cuarentena, podría haber sido un motivo para no ventilar cuestiones internas.
Con todo, los sucesos mencionados hicieron emerger la polémica sobre si existe cierto «secretismo» en torno a la salud presidencial, tal como ha ocurrido en períodos anteriores.

Unidad Médica Presidencial

Justamente el 17 de junio, sólo 5 días después del viaje antes descripto, se conoció el primer comunicado de la UMP en el que recomendaba a Alberto Fernández desarrollar sus «tareas habituales desde la residencia de Olivos, restringiendo al máximo posible el contacto con otras personas» para reducir el riesgo de contagio por coronavirus.

El texto estaba firmado por el director de la UMP, Federico Saavedra, ex jefe de Clínica Médica del Sanatorio Otamendi y médico de cabecera de Fernández en los últimos 10 años. Asumió a fines de diciembre como director de la Unidad Médica Presidencial por esta relación de confianza con el primer mandatario.

Hasta el 17 de ese mes, quien había estado a cargo de la salud presidencial era el jefe de cardiología del Hospital Fernández, Simón Salzberg, que durante su gestión le dio una impronta de emergentología al organismo dependiente de la Secretaría General. La mayoría de los mandatarios desde el retorno a la democracia han padecido enfermedades cardiovasculares.
La anterior conducción de la UPM buscó cambiar un modelo de institución que era representada por el concepto “del médico que atiende al presidente” para formar a un equipo de profesionales entrenados en la denominada «Medicina de Protección de Dignatarios».
Ahora, existe cierta preocupación porque, desatada la pandemia, no se habría testeado debidamente al personal de la Unidad Médica Presidencial ni a la custodia más cercana al jefe de de Estado. «No se los hisopó ni se les hizo (test de) anticuerpos» de covid, dijo a BORDER una fuente cercana al equipo médico que trabaja en Olivos.
Otra de las versiones que abonan la teoría del «secretismo» que rodea a la UMP, es que los médicos de guardia no conocerían con precisión la historia clínica de Fernández. «No tienen claras las enfermedades (preexistentes) del presidente», concluyó la fuente consultada.
Sumado a todo esto, la nueva conducción parece haber cambiado la impronta del organismo, dado que al igual que otras áreas de gobierno, se busca quitar toda huella de macrismo. Con todo, la mayoría del equipo médico sigue siendo el mismo: sólo se fueron el anterior director, el subdirector, un médico asesor y otro coordinador.
En este contexto, el actual de profesionales está abocado a cuidar a la familia presidencial en el marco de la pandemia. Justamente por ello resultó extraño que no haya una comunicación más abierta sobre lo que ocurrió en la excursión del presidente por el norte argentino.

Conclusiones

Algunos expertos en salud pública observan «contraproducente» no comunicar todo lo que ocurre en torno al jefe de estado y que lo mejor, para evitar cualquier suspicacia, era «hisopar» a todos los que viajaron en el Tango 11 e informarlo.
La salud del presidente, como quedó dicho, tiene implicancias políticas y hasta económicas, más en momentos en que se debate un tema crucial como la renegociación de la deuda externa.
  Una por una, las nuevas medidas de apertura dispuestas en la Ciudad de Buenos Aires
Suscribite a nuestro newsletter
* Recibirás emails de cada publicación semanal
Notas relacionadas
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Con tu suscripción al Newsletter de Border Periodismo recibirás emails de cada publicación semanal.
* Recibirás emails de cada publicación semanal