“Que el barbijo no nos calle”: la marcha blanca de los enfermeros por una paritaria nacional para el sector

Agotados, castigados por el virus y el bolsillo, piden recomposición salarial, reconocimiento profesional y mejores condiciones de trabajo. Son autoconvocados de todo el país y se movilizan el próximo lunes, por el Día de la Sanidad. Marchan a Plaza de Mayo y en otras ciudades.
“Que el barbijo no nos calle”: la marcha blanca de los enfermeros por una paritaria nacional para el sector
Créditos: “Que el barbijo no nos calle”: la marcha blanca de los enfermeros por una paritaria nacional para el sector
Por: Josefina López Mac Kenzie

Hace diez días, una dura declaración de la Federación Argentina de Enfermería (FAE) dirigida al gobierno y a la opinión pública sostuvo que los enfermeros de instituciones públicas y privadas del país enfrentan este “reto sin precedentes” (la pandemia) “en crisis, agotados con burn out”. La entidad pidió a las autoridades nacionales, provinciales y municipales que “demuestren su apoyo” a quienes “están arriesgando su propia salud, incluso su vida”, e hizo una serie de pedidos concretos, como el reconocimiento profesional para los enfermeros, mejores salarios, más equipos de barrera para proteger su trabajo diario y la creación de una Dirección de Enfermería en el Ministerio de Salud. 

El comunicado se enmarca en el Año Internacional de la Enfermería y en el Día de la Sanidad, que se celebra cada 21 de septiembre y este año tiene otra impronta. Es que el sexto mes de la emergencia por el Covid19 encuentra a estos trabajadores esenciales en una encerrona de estrés y ahogo económico. Un panorama realmente frágil, que combina sueldos bajos, condiciones de trabajo precarias y, en general, pocas oportunidades de exposición pública. Esto último es lo que buscará romper este lunes un sector de ellos, autoconvocados, con una marcha del Congreso a la Plaza de Mayo y concentraciones simultáneas en otras ciudades.

La convocatoria incluye a trabajadores de instituciones públicas y privadas, municipales, provinciales y nacionales de todo el país. Van a ir con sus uniformes blancos, y van a llevar globos y velas. Piden evitar los carteles de gremios y partidos, y la pirotecnia. “Distancia social, máscaras o barbijo, y nada que contamine”, resumen.

El recibo de salario de un enfermero de la provincia de Buenos Aires
El recibo de salario de un enfermero de la provincia de Buenos Aires

 “CASI INDIGENCIA”

En los equipos interdisciplinarios que contienen la pandemia, los enfermeros son quienes pasan más tiempo con los pacientes, con los médicos de guardia y con los técnicos. Su rol es decisivo en todos los niveles de atención. Pero dependen del pluriempleo para subsistir y, aun así, a veces no llegan a fin de mes.

  San Valentín: el auge de los regalos online

También son víctimas constantes de la inseguridad cuando salen camino a las guardias en colectivo o en bicicleta, antes de que salga el sol. Y de un exceso de supervisión impuesto por la crisis del Covid-19, que ellos sienten como una forma de “acoso” o violencia laboral. Así lo contaron a #BORDER varios de ellos que se desempeñan en la Ciudad y en la provincia de Buenos Aires y van a marchar el lunes.

Alejandra Dorigoni, una licenciada en Enfermería que representa a un grupo de trabajadores del hospital Ricardo Gutiérrez, de La Plata, dice: “Enfermería es el pilar mayor de la salud pública. El médico tiene otra especialización, pero nosotros somos el grueso, los que estamos 24 horas con el paciente. Por cada 100 médicos, tenés 300 enfermeros. Nosotros marchamos por lo que llamamos ‘motivos latentes’; es decir, las problemáticas y necesidades de los trabajadores de Salud”.

Los sueldos entran en el rango de pobreza casi indigencia. No cubren la canasta básica, menos los viáticos, el alquiler, los impuestos, las necesidades básicas hace años…”, agrega Dorigoni. Explica que tienen sueldos básicos de $9.500. En algunas dependencias municipales del Conurbano, como en Merlo, los básicos son de $6.000. Con lo que reciben en concepto de antigüedad, más una serie de bonificaciones, sumas fijas y los $5.000 del “bono estímulo” que otorgó el gobierno nacional por la pandemia (que este mes ya se deja de pagar), los enfermeros llegan a recibir de bolsillo entre $29.000 y $38.000. Muchos mantienen a sus hijos o padres en estas condiciones.

En el hospital donde trabaja Dorigoni, todos los meses se organizan para hacer canastas solidarias de alimentos que se sortean entre ellos mismos: es la forma que encuentran para socorrer a compañeros activos y jubilados que de otro modo cuando llega el día 20 del mes ya no tienen para comer o cargar la SUBE. La situación incluye a camilleros, personal administrativo, de limpieza y de cocina, que también serán parte de la movilización del lunes.

  Cuarentena: en 24 hs. dejaron sin efecto el permiso de circulación de personas con discapacidad

“UNA PARITARIA NACIONAL PARA ENFERMERÍA”

El colectivo de los enfermeros se distribuye en varios sindicatos, no tienen uno propio. Pedro Montellano, uno de los referentes de los autoconvocados, explica: “Nosotros somos un grupo de personas que se cansó de los sindicatos y de que nos digan que somos ‘esenciales’. Nosotros no tenemos personería gremial, pero si se abriera una paritaria de enfermería los sindicatos se podrían sentar a negociar”.

Montellano, que trabaja en un hospital del Conurbano y en dos centros de salud de CABA públicos y privados, agrega: “Hay una disparidad alevosa entre sueldos de provincia, nación y municipales”. Por ejemplo, en el municipio de San Martín hay dependencias donde el básico está en $25.000, versus los $6.000 o $9.000 de Provincia. “Lo que le pedimos al Gobierno es que haya un básico nacional, trabajes en La Quiaca, CABA o Tierra del Fuego. Esto depende de una decisión estrictamente política”.

La apertura de una primera paritaria nacional de enfermería que contemple un salario mínimo de $70.000 para cualquier enfermero del ámbito privado y público es uno de los puntos del documento que buscarán entregarle el lunes al jefe de Gabinete, Santiago CafieroEse petitorio, al que adhirieron trabajadores de más de 100 establecimientos y estudiantes de distintas provincias, reclama también reconocimiento profesional. Ellos son considerados técnicos o administrativos, y quieren poder entrar en la grilla profesional. La inclusión de los licenciados en Enfermería en la carrera profesional de la Salud también está en la declaración de la Federación de Enfermeros. “Cuando decimos paritarias para enfermería pensamos en que tenemos formación científica y no somos visualizados”, dice Dorigoni. 

  El gremio de la carne cerró una paritaria récord: el nuevo aumento

“QUE EL BARBIJO NO NOS CALLE”

Los enfermeros decimos basta”; “No te calles más”; “El silencio es cómplice”; “Somos profesionales”; y “No a la violencia laboral”, “Animémonos a hablar” “Que el barbijo no nos calle” son algunas de las consignas con las que se están convocando en las redes sociales. Dorigoni, en La Plata, explica que esto es así porque, si bien en algunos hospitales tienen espacio y voz en los comités de crisis, en general no es tan fácil ser escuchados para los trabajadores de la Salud que no son médicos. 

Tampoco lo es reclamar: “Los enfermeros, camilleros o cocineros no podemos hacer paro ni trabajar lo mínimo, porque nos pueden hacer una denuncia por abandono de persona e incumplimiento de función”, dice Dorigoni, y compara la situación con el reclamo de la semana pasada: “Estoy orgullosa de la Policía. Estoy de acuerdo con que tienen que hacerse ver y ser escuchados. Pero: ¿se imaginan si los empleados de salud pudieran manifestarse… usar las herramientas que el pueblo y el Ministerio nos provee? Se darían cuenta de que no están solos los médicos”.

Otras cuestiones que reclaman los enfermeros son recategorizaciones atrasadas; regularización de contratos precarios (monotributistas); reconocimiento de funciones, cargos y especializaciones (muchos tienen títulos que no les reconocen, y no pueden aspirar a puestos jerárquicos); una bonificación mensual de $10.000 por ser “personal esencial expuesto al pluriempleo”; y boleto gratuito. Además, cuestiones vinculadas a ART, jubilaciones y licencias por estrés, bioseguridad y violencia laboral. Y una pensión para los hijos de los enfermeros fallecidos por Covid-19 (son más de 70 en el país) que los cubra hasta que sean mayores de 21 años.

Suscribite a nuestro newsletter
* Recibirás emails de cada publicación semanal
Notas relacionadas
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Con tu suscripción al Newsletter de Border Periodismo recibirás emails de cada publicación semanal.
* Recibirás emails de cada publicación semanal