Sputnik V: dudas y controversias sobre la vacuna rusa

El presidente Alberto Fernández anunció en las últimas horas que Argentina adquirirá 25 millones de dosis. El viaje a Moscú de Carla Vizotti fue clave para destrabar la compra. Pero desde un comienzo la vacuna desarrollada en Rusia estuvo envuelta en dudas e interrogantes. ¿Cuáles son esas dudas? ¿Qué dice el gobierno al respecto?
Autorizaron el uso de la Sputnik V en mayores de 60 años
Créditos: Autorizaron el uso de la Sputnik V en mayores de 60 años
Por: Martín Carrizo

La vacuna Gam-COVID-Vac, también nombrada Sputnik V en honor al primer satélite enviado al espacio por los soviéticos, está siendo desarrollada por el Instituto de investigación en Microbiología Gamaleya de Rusia. La misma está compuesta por dos tipos de virus, llamados Adenovirus, que son causantes de los resfriados comunes. 

Estos Adenovirus tipo 26 y Adenovirus tipo 5 respectivamente, son virus que han sido modificados por ingeniería genética para que carguen con un gen específico del Coronavirus, el cual expresa una proteína de membrana llamada proteína espícula, o “spike”-su nombre en inglés-que tiene un papel crucial en la infección, ya que es la responsable de unirse a los receptores celulares ECA II para iniciar el proceso de ingreso a las células del organismo y producir  la enfermedad por COVID.

De esta manera, la vacuna Sputnik V- que consiste en la inyección intramuscular de dos dosis separadas por un lapso de 21 días- actuaría en el organismo como una especie de «fábrica» de proteínas propias del Coronavirus. Por lo tanto, el sistema inmunológico generaría una respuesta contra esta proteína “spike», generando anticuerpos neutralizantes para frenar una eventual infección.

  Oxford y AstraZeneca anunciaron que su vacuna tiene un alto grado de efectividad
El tuit de Alberto Fernández donde anunció que el gobierno argentino compró 25 millones de vacunas Sputink V
El tuit de Alberto Fernández donde anunció que el gobierno argentino compró 25 millones de vacunas Sputink V

La revista científica Lancet, publicó el 4 de Septiembre del corriente los resultados preliminares de los ensayos clínicos de fase 1 y 2 de la vacuna. El proceso se realizó entre el 18 de junio y el 3 de agosto de 2020 y concluyó con 76 sujetos. 

La celeridad del procedimiento y la poca representatividad de la muestra estudiada, arrojaron varias dudas respecto de la potencial efectividad de la vacuna, tanto en la comunidad internacional, como dentro de la misma comunidad médica de Rusia. Los ensayos de fase 3 incluiría a 40.000 voluntarios. Venezuela ya anunció su colaboración, y Argentina estaría en tratativas. 

En cuanto a los efectos adversos que se observaron en los primeros ensayos se destacan: dolor y tumefacción en el sitio de inyección, hipertermia-temperatura corporal mayor a 39-cefalea, astenia, dolor muscular y articular, entre otros. 

Interrogantes y controversias en relación a la vacuna:

Son varias las vacunas contra el Sars-Cov2 que actualmente se encuentran en fase 3 y a la espera de concluir los ensayos para definir la eficacia individual. Entre ellas, Moderna, Pfizer, Johnson & Johnson y AstraZeneca. Pero ninguna de ellas ha estado rodeada de tanto hermetismo como la vacuna Sputnik V. La falta de resultados claros obtenidos en las pruebas en animales es un factor preocupante y no han sido publicados hasta la fecha, lo que  genera una ola de desconfianza dentro de la comunidad médica, tanto internacional, como la del país de Eurasia.  

  El Gobierno busca más vacunas contra el Covid ante el imparable aumento de casos

Kirill Dmitriev, director ejecutivo del fondo de inversión estatal (Russian Direct Investment Fund), en un intento de justificar la falta de datos, apuntó contra la Revista Lancet por haber tenido que retirar  un estudio sobre el fármaco hidroxicloroquina debido a la fallida evidencia del mismo como tratamiento contra la COVID.

Por otro lado, la vacunóloga Tracy Hussell (Universidad de Manchester, Reino Unido), remarcó  el hecho de que la vacuna Sputnik V esté sintetizada a base de Adenovirus, ya que esto podría traer una pérdida de eficacia en el proceso, ya que toda la población se encuentra inmunizada secundariamente contra este tipo de virus, lo cual podría interferir en la respuesta inmunológica de la vacuna.

Es menester señalar también, que Denis Logunov, autor del artículo de Lancet, habría sido el director de los ensayos en animales de la vacuna rusa, lo cual abriría un abanico de teorías por falta de objetividad estricta en la publicación.

  El oficialismo se niega a mostrar los contratos de compra de vacunas contra el COVID-19

En declaraciones públicas para la CNN, miembros del sindicato de docentes rusos, manifestaron su reticencia a aplicarse la vacuna hasta que no se completen los ensayos finales. Muchos de los docentes de Rusia denunciaron intimidaciones para someterse a los ensayos, aún cuando se supone que la participación sería voluntaria.

Aunque poco se sabe sobre el acuerdo entre el Ministerio de Salud de la Nación y el Gobierno ruso, el precio de la vacuna sería de USD 19,90. Inicialmente estaría dirigida a grupos de riesgo, personal de salud y fuerzas de seguridad.

Si bien las autoridades rusas informaron, a través de la Revista Lancet, buenos resultados en relación a los niveles de anticuerpos neutralizantes inducidos y la respuesta de la inmunidad celular, la vacuna en cuestión se encuentra a mitad de camino en la carrera contra la Covid. Y aún es demasiado pronto para ilusionarse con una vacunación masiva. Al menos una que sea debidamente controlada y con bajo riesgo para los ciudadanos.

Suscribite a nuestro newsletter
* Recibirás emails de cada publicación semanal
Notas relacionadas
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Con tu suscripción al Newsletter de Border Periodismo recibirás emails de cada publicación semanal.
* Recibirás emails de cada publicación semanal