¿Vuelven los ’90?: cómo la crisis actual cambió la perspectiva de la década menemista

Con índices de inflación que superan los dos dígitos y el debate por la dolarización instalado en la agenda pública, los tres presidenciables dan señales explícitas o solapadas de reivindicación de la década del noventa. ¿Se pone de moda otra vez la ‘pizza con champagne’?
Menemista
Créditos: Menemista
Por: Martin Beraza

«Hay que recuperar sus ideas», dijo Luciano Laspina, uno de los asesores económicos más cercanos a la candidata presidencial de Juntos por el Cambio, Patricia Bullrich, en relación a la figura del ex ministro de Economía, Domingo Cavallo. En tanto, el libertario Javier Milei considera que el primer gobierno del ex presidente Carlos Menem fue “el mejor” de la historia argentina. «Sergio Massa puede ser un nuevo Menem», disparó el exministro del Interior menemista Carlos Corach hace unos meses.

La omnipresencia de la figura del riojano, ya sea de forma consciente o inconsciente, transita el imaginario colectivo en plena campaña por las presidenciales de octubre, dado que, a la distancia, aparece como el único que pudo detener el fenómeno de la inflación en la argentina de los últimos 40 años. Por eso, los candidatos de los tres frentes más votados en las PASO intentan encontrar en los ‘90 una narrativa que los posicione, entre otras cosas, como garantes de la estabilización económica.

«Milei quiere ser Menem, se deja las patillas y piensa que Menem es el mejor Presidente de la historia. Patricia tiene un discurso ‘si no es todo, es nada’ y busca las reformas y la estabilización del menemismo. Y Massa, no sabemos quién es Massa… Cuando uno mira los orígenes de Massa en la Ucede o cuando uno le pregunta a la gente que estaba cerca en el Frente Renovador quién es Massa, te dicen ‘Massa es Menem'», sostuvo la directora de la consultora EcoGo, Marina Dal Pogetto, en la 9° edición del Latam Economic Forum del miércoles pasado.

  Juliana Di Tullio apuntó contra los senadores que niegan haber votado la suba de sus sueldos y justificó la medida

 

Leé también: Carlos Maslatón: “Milei no va a poder dolarizar”

 

Ramiro Marra con Cavallo

 

En esa línea, el análisis de Dal Pogetto plantea cómo el discurso y las formas de los candidatos que podrían ocupar el sillón de Rivadavia a partir del próximo 10 de diciembre están teñidas de rasgos que, durante la década menemista, eran el pan de cada día, como es el caso de la necesidad de estabilizar la moneda nacional. “A partir de la agenda de Milei, hay una postura extrema en relación a la dolarización, que se presenta como algo milagroso”, explicó a Border la analista política Analía del Franco.

A su vez, la consultora sostuvo que durante el menemismo las decisiones en materia monetaria fueron “menos discutidas” que en la situación actual, donde el debate está expuesto en la campaña presidencial y genera mayor repercusión. «Es el saldo que dejaron gestiones de gobierno que no terminaron de convencer y dieron surgimiento a este tipo de salidas”, argumentó Del Franco.

  Javier Milei habló de todo: la carta de CFK, la designación de Scioli y la inflación

 

Laspina con Cavallo

 

En este sentido, es importante destacar que, durante la segunda presidencia de Cristina Kirchner, hubo un 177,2% de inflación; el ex presidente Mauricio Macri dejó un saldo de 295%, mientras que el actual mandatario, Alberto Fernández, terminará su gestión con un acumulado de 543%, según estimaciones privadas en base a datos del INDEC. Esto grafica en cierto punto el hartazgo social respecto de la perdida de valor de la moneda y podría generar cierta mirada positiva en relación a un periodo donde el peso era equivalente al dólar.

Otro de los temas clave del período menemista fue el rol mínimo que debía ocupar el Estado en todos los órdenes de la sociedad. El discurso en favor de la “ineficiencia” de las empresas públicas fue el mayor motor de las privatizaciones que se llevaron adelante durante la década del ‘90.

 

Leé también: El gobierno planea gastar más de $2.600 millones en campañas y eventos presidenciales

 

“Hoy la gente no pide, ingenuamente, que el Estado desaparezca, lo que sí existe es una necesidad por parte de la población de que se elimine el gasto público excesivo. Lo que más atrae respecto de la postura de Milei, por ejemplo, es la eliminación de ministerios, pero cuando se habla de recortes de la salud pública o educación genera menos aceptación”, señaló la analista política consultada por Border.

  Los 10 momentos más importantes de los primeros 100 días de Milei

 

Menemista
Milei con Martín Menem, su candidato en La Rioja

 

En tanto, según su postura, en los ‘90 no existía la conciencia que hay en la actualidad respecto del rol que debía ocupar el Estado dentro del orden social. Además, precisó que la “situación de marginalidad” es mayor ahora que en ese entonces. “No creo que haya una reivindicación de las políticas del menemismo. Me parece que hay una postura totalmente novedosa que atrae más que nada a los sub-30, que no están al tanto de lo que sucedió en los noventa”.

“Esto se da más que nada en los sectores populares, donde la propuesta de Javier Milei tiene mucha aceptación, pero esa postura es vista más como el ‘aquí y ahora’ que como algo que remite a aquella época”, concluyó la especialista.

 

 

SEGUÍ LEYENDO:

 

Sergio Massa dijo que en el gobierno «hubo gente que no estuvo a la altura»

 

Quién es el reemplazo de la jueza Figueroa y qué pasará con las causas de Cristina Kirchner.

 

La silver economy: ¿Qué es y por qué se autodenomina una revolución?

Suscribite a nuestro newsletter
* Recibirás emails de cada publicación semanal
Notas relacionadas
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Con tu suscripción al Newsletter de Border Periodismo recibirás emails de cada publicación semanal.
* Recibirás emails de cada publicación semanal