Días después, cuando fue a emitir su voto, el ministro de Economía pidió disculpas «a los familiares» y se excusó: «Pero lo he hecho en un contexto de mucha gente, hablando como se habla».

  Ya no me parece nada bizarro el día del orgullo autista